Facultad de Medicina CONCURSO |

La propuesta plantea un edificio compacto, pero con una distribución muy racional y funcional que permita un previsible crecimiento y polivalencia de usos así como la adaptación a posibles innovaciones o renovaciones tecnológicas. Por la propia relación existente entre Facultad y Hospital, se plantea un conjunto compacto, pero abierto estratégicamente para permitir espacios libres y la configuración de una calle-plaza que garantiza un flujo y circulación directa entre ambos complejos, favoreciendo el funcionamiento conjunto de los dos edificios.

Uno de los principales condicionantes que se han tenido en cuenta para la configuración del edificio, su distribución programática y su formalización geométrica en planta es la necesidad de plantearlo como una unidad funcional, pero diferenciado en su aspecto constructivo en dos fases independientes. Según se especifica en el Plan Funcional, las fases quedarán organizadas como sigue: PRIMERA FASE, Área de alumnos, y aularios; SEGUNDA FASE: Área departamental.

Para conseguir esta separación, se plantea un edificio compacto para toda la zona de alumnos donde se incluyen todas las áreas administrativas, de apoyo, accesos y zonas comunes. Este conjunto, se ofrece como una pieza cerrada al exterior, pero que se abre interiormente formando un gran patio interior y calles de circulación que nos establecen los flujos entre las diferentes áreas.

El tercio restante de parcela se plantea inicialmente como plaza para, posteriormente, albergar en segunda fase el edifico departamental más abierto y a la vez más alto e icónico. Con esta actuación, se consigue diferenciar claramente el edificio en dos unidades o fases que, una vez completadas, funcionarán conjuntamente como una sola, pero además se consigue que ambas fases puedan construirse como bloques independientes, sin que la ampliación de la segunda fase interfiera para nada en el funcionamiento de la primera.

 

CONCURSO: 2018

SUPERFICIE: 16.079 m2