Centro Hospitalario de Alta Resolución Palma del Río (Córdoba)
Centro Hospitalario de Alta Resolución Palma del Río (Córdoba)
Centro Hospitalario de Alta Resolución Palma del Río (Córdoba)
Centro Hospitalario de Alta Resolución Palma del Río (Córdoba)
Centro Hospitalario de Alta Resolución Palma del Río (Córdoba)
Centro Hospitalario de Alta Resolución Palma del Río (Córdoba)
Centro Hospitalario de Alta Resolución Palma del Río (Córdoba)
Centro Hospitalario de Alta Resolución Palma del Río (Córdoba)
Centro Hospitalario de Alta Resolución Palma del Río (Córdoba)
Centro Hospitalario de Alta Resolución Palma del Río (Córdoba)
Centro Hospitalario de Alta Resolución Palma del Río (Córdoba)
Centro Hospitalario de Alta Resolución Palma del Río (Córdoba)

Centro Hospitalario de Alta Resolución Palma del Río. Córdoba CONCURSO |

El edificio se organiza como una gran plataforma horizontal, apoyada en la zona Oeste (la más baja de la parcela) elevándose sobre el terreno hacía la cota más alta de la parcela en la zona Este.  Por ello, se resuelve con predominio de las circulaciones horizontales al considerarse que estas son más cómodas e intuitivas. Entendiendo que el 90% por ciento de las circulaciones del hospital se producen en el nivel 0. Se han propuesto dobles circulaciones (personal interno/usuario) en todas las áreas del centro de manera que se eviten interferencias en estos circuitos.
 
Exteriormente, se proyecta un volumen claro, que emerge del terreno con personalidad propia. Con apariencia dada por la relación con el clima  y las condiciones de soleamiento y privacidad necesarias. Su funcionamiento es el estricto demandado por el programa, pero en su volumen busca una composición intencionada, que se aleje de la imagen del hospital típico de volúmenes repetitivos de aspecto extremadamente "funcionalista" por monótono y poco sugerente.

En este caso, el uso de los colores suaves en la gama de los blancos, grises y rojos y sus diferentes posiciones, le dará un aspecto en diálogo franco y amable con su entorno. El blanco, típico de las casas del pueblo, y el rojo que se funde con los tonos rojizos de la campiña cordobesa. El gesto más elocuente es la intención de remarcar los accesos, haciéndolo con una pieza de mayor tamaño y transparencia, así como la presencia de la naturaleza en éstos y en los patios, buscando una sucesión de experiencias arquitectónicas singulares que puedan dotar al hospital de una fuerte personalidad, única, diferente y reconocible utilizando estos elementos para reforzar la propia funcionalidad del hospital ofreciendo una lectura fácil y una jerarquía de sus elementos que expliquen con claridad al edificio a sus usuarios.

Por otra lado debemos trasladar un programa funcional complejo a una propuesta arquitectónica, entendiendo que el valor que esta pueda tener, no radica tan sólo en la correcta disposición del programa (que es imprescindible) y sus relaciones funcionales, sino que además tenemos que aportar unas soluciones estructurales, constructivas y compositivas que ayuden al buen funcionamiento del hospital y a la obtención de las mejores condiciones de utilización y confort por parte de los usuarios y los profesionales sanitarios.

Todas las piezas del hospital están estrictamente moduladas, son totalmente flexibles y de moderado coste de construcción, el interés formal lo obtenemos con una cuidada composición de unidades claras, evitando los elementos de geometría compleja ya que son inadecuados para una buena funcionalidad de un hospital.

CONCURSO: 2010

ARQUITECTOS: Jaime Aguilar Valseca, José Antonio Bejarano Espinosa, Juan Luis Muñoz Muñoz
SUPERFICIE: 14.500 m2